Adoptar una mascota adulta, ¿por qué no?

La adopción de animales es una práctica responsable que en los últimos años está teniendo un incremento. Muchas personas que deciden ampliar su familia se inclinan por la adopción en lugar de la compra.

Aun así, los nuevos adoptantes tienen una tendencia de adoptar cachorros, alegando que quieren que su nuevo perro o gato se críe desde pequeño con la familia.

Pero ¿realmente se han planteado las ventajas o inconvenientes de adoptar un cachorro o un adulto? Los cachorros, en las primeras etapas de vida, necesitan de muchos más cuidados y atención.

Los gatos y perros, al igual que los cachorros de cualquier especie, tienen que aprender todo desde cero. Si no tienen una adecuada socialización, o no reciben las enseñanzas que necesitan para convivir con personas y más animales, pueden convertirse en adultos problemáticos.

En cambio, adoptar un adulto puede contar con numerosas ventajas que os contamos a continuación:

  • La principal ventaja es que conocemos a la perfección el carácter definitivo del animal. Podemos saber si es tranquilo, o si por el contrario es activo. Si es cariñoso o independiente, si se lleva bien con otros animales, sus costumbres, etc.

 

Así, podemos escoger al animal que se adapte a nuestra forma de vida y costumbres sin llevarnos ninguna sorpresa. En el caso de los gatos es igual, si queremos un gato cariñoso o un gato juguetón, adoptando un adulto estaremos seguros de cómo será nuestra mascota, mientras que, si adoptamos un cachorro, no podemos saber cuál será su carácter definitivo.

 

  • Sabemos el tamaño definitivo. Si bien en el caso de los gatos esto no es demasiado importante, cobra gran importancia en el caso de los perros. A veces, si adoptamos un cachorro mestizo, es complicado hacerse una idea exacta del tamaño que alcanzará de adulto, y no tendremos la certeza del tamaño definitivo hasta que crezca.

 

  • No tenemos que pasar por la etapa de destrucción de los cachorros: La mayoría de los cachorros, en sus primeros meses experimentan todo con sus dientes, muerden, destrozan, etc. Con los perros adultos no nos pasará esto, suelen tener una madurez superior y han perdido la costumbre de morder y destrozar de la época temprana.

 

  • Podemos llevarlos directamente a hacer actividades en la calle: Mientras que con los cachorros hay que esperar todo el periodo de vacunación para poder sacarlos a la calle a pasear, adoptando a un adulto podremos disfrutar desde el día uno con él de actividades al aire libre.

 

  • Aprenden muy rápido y se adaptan a nuestro hogar y costumbres. Los animales adultos tienen una gran capacidad de aprendizaje, y está demostrado que se adaptan rápidamente al entorno donde viven.

 

  • Necesitan menos dedicación. Aunque todos los animales necesitan que se les dedique su tiempo, los animales adultos requieren menos tiempo que los cachorros. Si tienen sus necesidades básicas cubiertas pasarán más tiempo descansando y tranquilos de lo que lo haría un cachorro travieso y juguetón.

 

Por último, destacar que adoptando un animal adulto salvas dos vidas. La del animal que adoptas y la del que ocupará su puesto en un refugio.

4 comentarios en “Adoptar una mascota adulta, ¿por qué no?”

  1. Me gustó esta publicación, me la encontré de casualidad y pe pareció muy interesante, yo diría por que no poder adoptar a un perro adulto, quizás sea difícil la convivencia pero no podemos negarle darle cariño a su edad, quien sabe quizás se perdió de todo ese cariño cuando fue cachorro pero ahora que es adulto no podemos ganárselo.
    Yo estoy de acuerdo y si sería capaz de adoptar una mascota adulta.

  2. Muy buen llamado a la conciencia de las personas que aún no se deciden a adoptar perros adultos, además tiene muchas ventajas adoptarlos.
    Muy interesante el articulo, me quedaré leyendo un rato más para ver que encuentro, vi unos titulo que me llamaron mucho la atención. El sitio web esta muy bonito y educativo, Felicitaciones!!!.

  3. He adoptado un perro adulto y los primeros meses fueron duros, mi perro llevaba más de seis meses en una perrera y venía de sufrir maltrato. Tuve que estudiar mucho y dedicarle tiempo, pero al cabo de unos ocho meses, ya empezamos a congeniar. Llevamos juntos seis años y no lo cambio por nada, es el perro más cariñoso que he tenido, con diferencia, y aunque le queda alguna secuela, está totalmente integrado. Es una experiencia muy gratificante. Animo a todos a adoptar mascotas adultas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *