¿Cachorro en casa? Consejos para superar con éxito los primeros meses

Ampliar la familia con un cachorro, es una decisión que no hay que tomar a la ligera.  Adoptar un perro, es una aventura que puede parecer apasionante, y lo es. Pero también es una responsabilidad de por vida. Y no siempre es un camino de rosas.

Aquí, os damos una serie de consejos para el cuidado del cachorro en los primeros meses de vida:

  • Primeros días en casa:

Los primeros días son clave en la adaptación del nuevo miembro de la familia. Antes de que llegue a casa, es recomendable que tengamos preparadas sus cosas:

  • Una cama cómoda: adecuada a su edad y tamaño, donde pueda descansar.cachorro-dormido1
  • Comedero y bebedero: debe tener siempre agua limpia a su disposición, y comer unas 3 veces al día cuando es cachorro.
  • Juguetes: los cachorros son juguetones e incansables. Si ponemos a su disposición juguetes, evitaremos que muerdan cosas que no deben. Además se entretendrán y desarrollarán mejor.
  • Empapadores: esto nos puede resultar de gran utilidad para enseñarlos a hacer sus necesidades en un lugar concreto.

Es muy importante pensar qué alimentación le vamos a dar. Hay piensos específicos de cachorros que le aportarán todo lo necesario en esta etapa.

Una vez lo tengamos todo listo, debemos pensar dónde vamos a ubicar al cachorro. Debe tener una zona tranquila donde pueda refugiarse. Se recomienda, que su cama y sus cosas no estén en una zona de continuo paso.

Lo mejor que podemos hacer los primeros días es no agobiarlo. Si es pequeño, podemos acotar una zona de la casa.  Se le debe ir acostumbrando a pasar algunos momentos del día ahí. Así, aprenderá desde pequeño a relajarse, y asociará su zona con un lugar tranquilo.

Lo mejor es que cuando llegue el pequeño a casa, dispongamos de algunos días libres para dedicárselos a su adaptación, e ir enseñándole a estar sólo progresivamente.

  • Periodo de sensibilización:

Esta es una de las etapas más importantes en la vida de los cachorros. Está comprendida entre los 2 y 4 meses de edad. Esta etapa es la que va a marcar el carácter del perro adulto.

Es imprescindible que, durante estos meses, los cachorros se expongan al máximo de situaciones posibles. Siempre, teniendo en cuenta que la exposición debe asociarse con un estímulo positivo.

Los cachorritos, deben estar con todo tipo de personas, niños y adultos. Deben relacionarse con otros animales, tanto perros como gatos, de todas las edades y tamaños. Y deben acostumbrarse a los ruidos, viajes, etc.

Si en estos meses no se enfrentan a todas estas situaciones distintas, en el futuro pueden desarrollar problemas de conducta. Miedo o agresividad son algunos de los problemas que nos podemos encontrar.

A veces, en esta etapa se presentan contradicciones para el dueño. Esto es así, porque también se corresponde con la etapa de vacunación. Es arriesgado que salgan a la calle y se relacionen con animales que no están debidamente vacunados. Para ello, antes deben finalizar el calendario de vacunación.

Aun así, podemos sacarlos en brazos. Así, irán conociendo distintos ambientes y ruidos. También podremos presentarles a perros de amigos y familiares que sepamos que están sanos y vacunados. Haciendo esto, conseguiremos que nuestro cachorro esté equilibrado y sea feliz.

  • Educación

La vida de los cachorros es un constante aprendizaje. Es muy importante, que lo primeros meses, nos centremos en educarlos en las conductas que deseamos que tengan de adultos. Los perros son animales que aprenden mucho más rápido si se les enseña premiándolos. Es decir, una educación en positivo.

Cuanto más tiempo pases con tu cachorro, más sencillo será educarle y corregir las malas conductas. Las pautas más básicas de la educación son:

  • La llamada: que aprendan a acudir cuando se les llama por su nombre. Esto es algo sencillo. Pero no hay que cometer errores tales como regañarle cuando venga hacia nosotros si no ha acudido a la primera llamada. En este caso, el perro asocia la llamada y su nombre como algo negativo. Cada vez que nuestro cachorro acuda a nosotros por nuestra llamada, debemos premiarle.
  • Órdenes básicas: estas órdenes son: sentado, tumbado y quieto. Podemos enseñar a nuestro perro premiando sus posturas naturales al principio y asociándolas con la palabra que queramos utilizar y un premio. Se lo tomarán como un juego, y aprenderán sin ningún problema.
  • Conducta higiénica: esta quizá es la parte más tediosa de enseñar a los cachorros. Lo recomendable, es utilizar al principio empapadores. Los cachorros, suelen hacer sus necesidades justo al despertarse, después de comer, y después de jugar. Los primeros días deberemos estar muy atentos, y colocarlos encima de los empapadores para que lo hagan ahí. Poco a poco se irán acostumbrando, y ya podremos pasar a acostumbrarlos a hacerlo en la calle cuando estén debidamente vacunados.

 

El mundo de la educación y la convivencia con perros en casa es muy extenso, pero si seguís esta serie de consejos, podréis tener una convivencia agradable y disfrutar de la magia de tener un amigo de cuatro patas.cachorro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *