Nuevo gato en la familia ¿Cómo introducirlo en casa?

La llegada de un nuevo felino a casa, suele ser un acontecimiento que llena de entusiasmo a toda la familia. Aunque, si ya hay un gato o perro en casa, es probable que ellos no piensen lo mismo.

Una presentación adecuada del nuevo miembro al resto de la familia puede ser clave en la adaptación. Para los gatos adultos, principalmente para aquellos que no han convivido con gatos anteriormente, puede no ser fácil de asimilar. Aquí os damos una serie de consejos para facilitar los primeros días de convivencia:  

Presentación entre gatos:

  • No pongas en riesgo la salud de tu gato: a veces, el nuevo gatito que introducimos en casa puede venir de la calle. Es recomendable, que le hagamos un análisis de enfermedades víricas como Leucemia e Inmunodeficiencia felina en nuestro veterinario. Estas enfermedades, pueden ser comunes en gatos callejeros, y pueden resultar contagiosas para nuestro gato. Cuando nos aseguremos que el gatito que introducimos en casa está sano, podemos empezar a hacer las presentaciones.
  • Prepara un lugar seguro para el nuevo miembro: es importante que nuestro nuevo gato se sienta tranquilo y seguro los primeros días. Lo ideal es preparar una habitación cerrada con sus cosas. Así se irá acostumbrando al nuevo entorno y nuevos olores.
  • Acostumbra a ambos al olor del otro: En los primeros días, es recomendable hacer intercambio de cosas de un gato a otro. Se pueden cambiar las mantitas o camas. Incluso cambiarlos de habitación, y dejar a cada uno en el lugar que ha ocupado el otro en los días anteriores. Esto hace que reconozcan el olor y se acostumbren poco a poco.
  • Presentación en transportin: cuando el nuevo gato esté relajado tras los primeros días, los podemos empezar a presentar. Lo ideal es que lo dejemos en un transportin, para que puedan olerse tranquilamente sin riesgos. Es recomendable repetir esta operación varias veces. Los primeros momentos, es posible que haya bufidos y gruñidos, algo muy común en gatos, pero los siguientes encuentros serán más relajados.
  • Presentación cara a cara: Cuando ambos gatos se hayan visto separados en un transportin, y estén acostumbrados al olor del otro, es el momento de dejar que se conozcan libremente. Para ese momento, se recomienda el uso de Feliway. Este spray simula el olor de las feromonas que utilizan los gatos para marcar el territorio como seguro. Al olerlo, se sienten más protegidos y se relajan.

Es importante que en el encuentro, cada gato tenga una vía de escape, y no se sienta obligado a compartir el espacio con el otro. Cuando estén juntos debemos favorecer los estímulos positivos para ambos. Caricias y comida suele funcionar para que ellos se sientan cómodos.

Presentación entre perro y gato:

Los perros suelen ser menos territoriales que los gatos. En general aceptan más rápidamente a los nuevos integrantes de la familia. Aun así, hay perros que nunca han convivido con gatos, y deben aprender a hacerlo. Estos consejos, pueden facilitar las presentaciones entre ellos:

  • Preséntalos con seguridad: Lo ideal, es que cuando se conozcan, el gatito esté dentro del transportin y el perro atado.
  • Permite que se huelan: Debemos permitir que el perro se acerque al transportin y huela al gato, y viceversa.
  • Mantén la calma: es importante estar relajado en el momento en el que se conocen. Los animales son capaces de sentir nuestro estado de ánimo. Si estamos nerviosos lo transmitiremos y ellos se pondrán nerviosos también.
  • No regañes a tu mascota: si tu perro se pone nervioso o ladra, no es recomendable regañarlo. El asociará el estímulo negativo del castigo con la presencia del gato. Lo mejor, es ignorar el comportamiento erróneo y premiarlo cuando pase a estar tranquilo. Con premios como chucherías y caricias ambos animales asociaran la presencia del otro como algo positivo.
  • Deja que el gato explore: Cuando ambos se hayan olido y el perro esté tranquilo, puedes dejar que el gato salga del transportin (siempre con el perro atado con su correa)

Preséntalos libremente: Cuando el gato haya salido y el perro esté relajado y no tenga demasiado interés en el gato, puedes soltar la correa. Siempre con supervisión y sin dejar que lo persiga.

Con paciencia y estos consejos, el nuevo miembro de la familia se adaptará con facilidad y será aceptado. Recuerda siempre mantener la calma y tener una actitud positiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *