Consejos para el verano

En verano tu peludo debe tener unos cuidados especiales debido a las altas temperaturas, si no los conoces, a continuación, te daremos algunos consejos para evitar sobre todo la deshidratación o un golpe de calor.
Descubre formas de evitar incidentes este verano y otras sugerencias para tu mascota:

1. Intenta que tu mascota esté en un lugar de la casa fresco durante el día.
2. La comida intenta repartidla en varias raciones de menos cantidad durante el día para que no se sienta pesado.
3. Si vas a cambiar el tipo de alimentación hazlo poco a poco, mezclándola, para que su sistema digestivo pueda adaptarse a lo nuevo.
4. Agua fresca y en abundancia.
5. No lo dejes en el coche y menos si es al sol, pues en verano podría darle un golpe de calor.
6. Ten cuidado con los insectos en esta época del año, usa antiparasitarios correctamente.
7. Usa repelente de mosquitos o moscas transmisores de parásitos.
8. Los paseos intenta hacerlos en tramos del día en los que la temperatura sea más baja, por ejemplo, por la mañana temprano o cuando anochezca.
9. Si vas a viajar, ten cuidado con la sedación en los desplazamientos, consulta antes al veterinario.
10. No es aconsejable cortar el pelo de tu perro en verano pues previene de las quemaduras de la piel.

 

 

Otro de los problemas más comunes en esta época del año es la quemadura en las almohadillas, los perros transpiran a través de ellas y debes de tener cuidado cuando le saques a pasear pues el suelo se calienta demasiado con las altas temperaturas. Por ello, se recomienda aplicar la regla de los 5 segundos:
Apoya la palma de tu mano en el asfalto durante 5 segundos si no consigues aguantar, el asfalto está demasiado caliente para sacar a tu mascota y sus almohadillas pueden quemarse.
En este caso, intenta sacarlo en el parque donde haya césped o en lugares donde haya sombra.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La hidratación también es fundamental en el cuidado de tu mascota y más aún en verano. El recipiente donde deposites el agua debe estar en un lugar donde no le dé el sol, y además debes cambiarla diariamente dos veces para que esté fresca. No es necesario que sea agua fría del refrigerador con que esté a temperatura ambiente es suficiente.

Cualquier duda mejor acudir cuanto antes a tu veterinario antes de que la situación se agrave.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *